Hotel Pez Espada (postal de 1963)

Postal cedida por Rafael Rosado
 
Postal cedida por Miguel Sánchez Alberca

reforma del hotel
pez espada

Entramos en el aparcamiento del Pez Espada
... y contemplé con ingenuidad de paleto y encono de troglodita
la extravagante torre iluminada
(Fernando Sánchez Dragó, "El dorado", 1961)

el vestíbulo del hotel Pez Espada es un mundo brillante,
animado de esa fiebre locática
y algo disparatada de la Costa del Sol

(Ángel Palomino, "Torremolinos Gran Hotel", 1971)

El hotel Pez Espada, obra de los arquitectos Manuel Muñoz Monasterio y Juan Jáuregui Briales, fue inaugurado en el año 1959,  albergó a monarcas, artistas y a lo más granado de la alta sociedad internacional durante varias décadas y fue emblema de la Costa del Sol y de un despegue turístico clave para el desarrollo de nuestro país.
Los que temíamos que la reforma del Pez Espada pudiera acabar con el aspecto tradicional del hotel nos hemos quedado grátamente sorprendidos. La acertada rehabilitación de la fachada le ha devuelto el esplendor de ese estilo bautizado "del relax". Un luminoso nuevo, a la entrada, es otro ejemplo de buen gusto al haber recuperado la tipografía original, tal como aparece en las postales antiguas..
La reforma, que ha sido realizada por el arquitecto Antonio Olaya, de "U.D.A. Arquitectos" y cuenta con la asesoría de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía,  no ha concluido pero el establecimiento ha abierto ya sus puertas, unas puertas automáticas nuevas en las que se ha reproducido con acierto el logotipo tradicional del hotel, mientras que las antiguas puertas de cristal se han instalado en el vestíbulo. Al entrar lo más impactante es ver recuperado el espectacular suelo blanco y negro y las columnas de falso mármol y formas casi acuáticas. Se han mantenido la escalera, las pinturas murales, los bodegones cubistas y los accesorios antiguos: tiradores, placas. La galería con los retratos de huéspedes ilustres ha mejorado al ser eliminado el antiestético azul con el que fue pintada en los últimos años.
El bar inglés ha sido suprimido y -aunque echamos de menos sus moquetas y sus cuadros de caballos- es preciso reconocer que la pequeña coctelería que lo ha sustituído tiene un estilo años 50 muy conseguido. Está dedicada a Frank Sinatra, ilustre huesped del hotel, y decorada con portadas de sus discos.
Para que la felicidad sea completa solo resta que, en un futuro, el resto del mobiliario del vestíbulo recupere -si es posible- las piezas originales, o al menos ese estilo de finales de los 50 y principios de los 60, lo cual es hoy fácil puesto que numerosos diseñadores y casas de muebles lo han reinterpretado. También la cafetería-bar, reformada sin gracia hace algunos años, debería volver a una línea más acorde con la arquitectura del hotel.
Solo resta felicitar a los propietarios, dirección y responsables de la reforma por esta magnífica actuación que va a permitir que el hotel Pez Espada de Torremolinos siga siendo un establecimiento mítico en el turismo internacional, y a la vez prestar un servicio totalmente actualizado a sus clientes.

Imagen antigua del hotel.
Facilitada por Antonio Olaya

Logotipo original del hotel.
Facilitado por Antonio Olaya

Interior del hotel cuando aún contaba con mobiliario original.
Foto: Carlos Canal, del libro "El estilo del relax"

El Pez Espada en la actualidad.
Foto: Cabrera (2002)


página siguiente
 

inicio  |  índice  |  noticias  |  correo-e  |  enlaces   |  foro